Nice N’Easy en el Maipo


—¿Qué diagnóstico hacen del público que sigue este género?

CASSANO: Con Julio (Bocca), venimos haciendo un trabajo específico para sacarle esa rigidez de eterna división: por un lado, los exigentes del ballet y por otro, los seguidores populares. Esa diversidad realmente se ve en la gente que viene a vernos porque somos un espectáculo de diferentes estilos.
—Sandra, ¿cómo le llega el ballet?

MIHANOVICH: El descubrimiento del ballet surge por las veces que he ido a ver a Julio y Eleonora, sumadas a la expresión total que hacen con sus cuerpos. Cantar no es solamente con la voz, sino con todo el cuerpo. Por eso cuando los veo sobre el escenario, me emociono hasta las lágrimas.
—¿Y a usted el Jazz?

C: (Piensa) Sinceramente yo no era adepta al jazz, fui incursionando en el transcurso de mi carrera. Lo que me pasa hoy con la música es que me moviliza y a esta altura de mi vida en la que disfruto de lo que hago, ya no vivo presionada para que todo me salga perfecto como antes.
—¿Qué espacio creen que ocupa el arte, la música y el ballet en la televisión?

M: No lo sé. La música en estos momentos no tiene lugar, imaginate en pensar el ballet en la tele, ¡es una utopía! Lo tienen desde un lugar muy distinto, porque si no son realities, son los sueños...

C: (Interrumpe) La semana pasada fuimos al programa de Maru Botana (Sabor a mí) y entró Claudio Villarruel al estudio. En ese momento, comencé a analizar la situación mientras Sandra estaba cantando y Favero tocaba el piano. Pensé: “¿Por qué no podemos hacer esto en televisión en vez de tanta berretada?”. Quizá una escuela donde se enseñe ballet, canto, piano, sin tocar lo mediático de los realities o la fama, sino para educar a gente que quizá no tiene los medios. Se podría hacer tranquilamente.

—Y “El musical de tus sueños” es una suerte de music hall televisivo...

C: Pasa por una buena oferta. Si bien valoré a “Bailando...”, donde hubo gente del público que descubrió formas de baile que en su vida habían visto, lo que todo el mundo ve hoy es que sólo ponen culos al aire; no existen programas de calidad, que salgan de lo mismo, no se ve nada parecido a una comedia musical reconocida. Puede ser que un ritmo necesite visualmente una imagen que exhiba bien el cuerpo pero no puede ser que todos los ritmos terminen mostrando lo obvio.
Fuente: Diario Perfil - Por Gustavo Méndez

Seguidores

Keegy Ranking