Sandra en Paraguay - Repercusiones



Sandra Mihanovich canta bien y es noble.

La cantante argentina fue la elegida este año para el evento anual con que la Fundación Renal del Paraguay (Frepa) promueve y recauda fondos para sus obras sociales. El viernes, la fría y lluviosa noche contrastaba con el clima cálido y ameno en el interior del Gran Teatro del Banco Central del Paraguay, donde un público más bien maduro llenó, pero sin colmar, la sala, para disfrutar de canciones gratas y nostálgicas.

No obstante, la vocalista de 52 años le quita a su repertorio ese ropaje tedioso que su excesivo perfil de baladista ha adquirido con el paso del tiempo, y apuesta por la vitalidad del sonido en directo, rodeada con cinco buenos instrumentistas, en que no falta el matiz rockero que aportan los solos de guitarra del más joven integrante de la banda. Esta innovación proviene de su disco “Creciendo”, grabado en vivo en noviembre de 2005.

Y la voz de Sandra no ha perdido la tersura de terciopelo como es aún recordada tras tres décadas. Siempre elegante, conversadora y recorriendo el escenario entre sus músicos acompañantes, Mihanovich sigue seduciendo, especialmente cuando entona éxitos como “Una mujer”, “Como el juez a la verdad” o “Dame un minuto más de ti”.Recordó una anécdota en una visita anterior, en que un padre joven le dijo: “Gracias a vos muchos somos padres”. Según Sandra, “Como el padre sol (hagamos el amor)” tiene mucho de esa culpa. Además entonó “I you’ve got a friend” de James Taylor, dedicado a dos amigos asuncenos, a Patricia que conoce hace 20 años, y a un admirador que conoció ese día. A través de ellos, celebró la amistad de sus seguidores, que le gritan: “Tenés que venir más seguido”.

La nacion - Por Carlos Miguel Giménez

Una velada pintada con la calidad artística de Sandra Mihanovich y su banda compuesta de cinco músicos se vivió el viernes en el Teatro Lírico del Banco Central del Paraguay.

A sala llena, la cantante argentina ofreció un show a la altura de sus 30 años de trayectoria artística, salpicada del cariño del público que coreó y aplaudió el encuentro.La jornada musical que tuvo como base el disco Creciendo, -último editado por la cantante- buscó recaudar fondos para las obras sociales de la Fundación Renal del Paraguay (Frepa).

Sandra conversó con el público entre canción y canción, y fue como si estuviera hablando con sus amigos de toda la vida, cálida y natural.

En su repertorio recorrió por todas las épocas de su trayectoria, y las más coreadas fueron Asfalto, Pollenza, Soy lo que soy y Sin tu amor. Antes de interpretar la canción Friend, habló de sus amigos paraguayos, y dedicó la música a Patricia y Tomás, y a su hermano Vane.Bromista y suelta, luego tomó su guitarra y ofreció una acústica con la canción 4 estrofas, y las luces del escenario danzaron sobre ella.

Otros agradables momentos acústicos vinieron de la mano de interpretaciones como Juez y Por tu ausencia.La dúctil voz de Sandra, que pasea su garganta por los graves más profundos hasta los agudos más dulces, se disfrutó sobre todo en el tema Todo me recuerda.

Con su hermano Vane, ofreció una performance llena de color en el tema Mil veces lloro. Aquí el público también acompañó con palmas.La melódica y romántica Sin tu amor, así como Todo me recuerda dieron paso a reflexiones acerca del amor por parte de la intérprete.Sandra no tiene poses de diva, pero es una cantante que llena el escenario con su frescura y talento, su voz seductora y su calidez humana. Un show para el recuerdo.

Ultima Hora - Por Marisol Ramírez

Seguidores

Keegy Ranking